<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1678611822423757&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Defrag This

| Read. Reflect. Reboot.

Barreras que Impiden la Capacidad de Todos para Trabajar desde Casa

Arun Vishwanath| junio 03 2020

| IT insights

La mayoría de nosotros ahora trabajamos desde casa, pero eso no significa que haya sido fácil para todos. Estas son las cuatro barreras que impiden una fuerza laboral remota durante la pandemia.

Dos de cada tres estadounidenses con trabajo ya están trabajando desde casa debido a la pandemia. Muchos tendrán que continuar si la pandemia se repite. Pero millones no pueden y están sin trabajo, debido a las importantes barreras impuestas por la tecnología, la regulación y la preparación organizativa.

1. Internet de alta velocidad

Una barrera tecnológica es la falta de conexión universal a Internet de alta velocidad. La gente en casa hoy en día utiliza múltiples dispositivos para todo, desde hacer video llamadas hasta transmitir entretenimiento, participar en reuniones y hacer el trabajo de clase. Esto requiere un acceso a Internet basado en fibra que permita velocidades de gigabytes en lugar de la antigua conectividad por cable y teléfono.

Pero fuera de las principales ciudades de Estados Unidos, la mayoría de nosotros tenemos servicios de Internet de baja calidad y velocidad construidos sobre una infraestructura anticuada. La razón es que en la mayoría de las áreas del mercado, las barreras legislativas han limitado la competencia, manteniendo a las compañías de cable y de teléfono como monopolios virtuales que pueden cobrar precios más altos mientras siguen invirtiendo poc  Debido a ello, muchos de los habitantes de las zonas rurales, los pobres de las zonas urbanas y los consumidores de muchas zonas urbanas más pequeñas no tienen un buen acceso, no pueden permitírselo o tienen una elección limitada.

2. Trabajo a distancia en software y sistemas heredados

Otras barreras tecnológicas para el trabajo a distancia son los programas y sistemas operativos anticuados que utilizan muchas empresas, que son incompatibles con lo que la gente usa en casa. Por ejemplo, cerca del 82% de los dispositivos de imágenes médicas en los hospitales de EE.UU. todavía funcionan con sistemas basados en Windows 7 y XP. Hay alrededor de 200 millones de ordenadores en todo el mundo que todavía funcionan con estos sistemas anticuados, incluyendo 30.000 máquinas en las oficinas del gobierno local de Alemania y 50.000 en el sistema de salud de Irlanda. La razón de tales prácticas son los programas heredados, aquellos que sólo pueden funcionar en sistemas operativos más antiguos, que muchas organizaciones siguen apoyando. Pero, debido a estos sistemas, las personas cuyo trabajo depende de estos programas antiguos no pueden trabajar en ellos de forma remota desde sus dispositivos informáticos actualizados en casa.

La dependencia de la transferencia de archivos heredados es un error crítico para el negocio. Lea este artículo técnico para obtener la solución

3. Reglamento de protección de datos y cumplimiento

Otra barrera más proviene de las leyes de protección de datos. Desde la HIPAA, que rige el acceso a la información electrónica sobre la salud de los pacientes (ePHI), hasta las leyes de portabilidad de datos de la Unión Europea, varias regulaciones protegen los datos de los usuarios de los ciberdelincuentes restringiendo el acceso a ellos, fuera de los ordenadores y servidores de trabajo seguros. Pero estas leyes se formularon en la era pre-pandémica, en la que los empleados tenían el lujo de trabajar desde las oficinas. En la base de estos requisitos se encuentran las políticas de TI de las organizaciones, que a menudo imponen sus propias restricciones en cuanto a la forma en que los empleados pueden acceder a los datos.

Relacionadas: Cumplimiento de la HIPAA y transferencia de archivos administrada: ¿Tiene una red de seguridad?

Pero es debido a estas restricciones que los moderadores de contenido de Facebook en todo el mundo no pueden trabajar desde casa, lo que también ha reducido su capacidad de sofocar la desinformación y las estafas en línea para evitar que se vuelvan virales. Del mismo modo, la preocupación por las infracciones cibernéticas ha llevado a las organizaciones a exigir a sus empleados que utilicen servicios de red privada virtual (VPN) cuando se conecten desde casa. El uso de una VPN es bastante difícil para los usuarios con escasos conocimientos técnicos, pero incluso para los adeptos a la tecnología, reduce las velocidades de Internet, especialmente cuando se produce un aumento significativo de la carga de los servidores de VPN, como ocurre actualmente. Así pues, las preocupaciones reglamentarias causan restricciones y retrasos que hacen que la experiencia de trabajo a distancia sea frustrante.

4. Riesgo de seguridad cibernética

El último factor que limita el trabajo a distancia es el riesgo cibernético del usuario. Mientras que a muchos usuarios se les puede confiar el acceso remoto a los datos, a muchos otros no. Esto no sólo se debe a que algunas personas tienen menos conocimientos técnicos, sino también a que se desconocen los niveles de higiene digital de muchos usuarios. Se trata de una cuestión fundamental, ya que reglamentos como la Ley de Transferibilidad y Responsabilidad de los Seguros Médicos (HIPAA) exigen que las organizaciones realicen evaluaciones de los riesgos para abordar las vulnerabilidades del acceso a datos remotos. Pero esto es más fácil de decir que de hacer.

En una era en la que la apertura de un solo correo electrónico de phishing podría lanzar un software de rescate que podría saltar de las redes de los hogares a las del trabajo y paralizar los sistemas de toda la organización, el riesgo para la empresa no sólo proviene del empleado que trabaja en casa, sino de toda su familia. Por lo tanto, las organizaciones prefieren limitar quién puede trabajar a distancia que arriesgarse a un devastador bloqueo de toda la empresa.

Hacer posible que más de nosotros trabajemos remotamente desde casa requerirá un esfuerzo concertado del gobierno, las instituciones educativas y las organizaciones.

Mejora del acceso residencial a Internet de alta velocidad

El punto de partida de esto es mejorar el acceso residencial a Internet. La brecha digital ya no se trata sólo de tener acceso a Internet, sino de tener acceso universal a la fibra a un precio asequible. A 5G años de ser universal, tenemos que reimaginar la competencia entre los proveedores de Internet. Esto implica eliminar las restricciones legislativas que prohíben la competencia entre proveedores y, en algunos casos, las redes de fibra que están siendo desarrolladas por las municipalidades. Un buen ejemplo es Chattanooga, Tennessee, donde el gobierno local desarrolló su propia red de fibra, que no sólo hizo que el servicio de velocidad de gigabytes estuviera disponible localmente a un precio competitivo, sino que también recuperó los costos de instalación y condujo a un auge de puesta en marcha de la tecnología en poco tiempo.

Una fuerza de trabajo más móvil y ágil

A continuación, las organizaciones deben planificar el desarrollo de una fuerza de trabajo ágil. La mayoría de las organizaciones actuales soportan una fracción de las necesidades de trabajo a distancia de su fuerza de trabajo. Por ejemplo, el sistema VPN de la Fuerza Aérea de los EE.UU. está construido para soportar sólo una cuarta parte de sus 275.000 trabajadores civiles y contratistas. Las organizaciones pueden invertir esto invirtiendo en la virtualización para ejecutar software heredado, permitiendo que más empleados traigan sus propios dispositivos (BYOD) y avanzando hacia una infraestructura basada en la nube. Esto creará la capacidad de ejecutar software heredado en máquinas remotas y, al mismo tiempo, actualizará rápidamente la tecnología que se utiliza en las organizaciones.

Relacionado: La guía de TI para manejar los riesgos de seguridad de BYOD en el lugar de trabajo

Mitigación de los riesgos de seguridad cibernética

La última cuestión es reducir el riesgo cibernético de los usuarios. Ya existen modelos para ello en los sistemas utilizados para evaluar los puntajes de crédito financiero y otorgar licencias de conducir de automóviles, que fueron desarrollados por razones similares, para estimar el riesgo y asegurar que las personas cumplan con los estándares mínimos de desempeño y seguridad. Al igual que con las licencias de conducir, necesitamos establecer estándares federales para la evaluación del riesgo de los usuarios que obliguen a la capacitación en seguridad cibernética y otorguen a los usuarios una puntuación personal de riesgo cibernético. El entrenamiento de seguridad cibernética debe comenzar desde el K-12, cuando la mayoría ya utiliza sistemas de computación, y convertirse en parte del currículo estándar de la universidad. Además, las puntuaciones de riesgo deben ser transferibles entre trabajos, accesibles a los empleadores, y los usuarios deben ser capaces de mejorarlas mediante certificaciones adicionales proporcionadas por empresas de capacitación con fines de lucro. Con todo el personal capacitado, el riesgo cibernético general para las organizaciones de los usuarios se reducirá, así como sus preocupaciones sobre el acceso remoto.

Conclusión

Proporcionar un mejor acceso a Internet, crear una fuerza de trabajo ágil y ordenar la capacitación en seguridad cibernética nos ayudará a combatir no sólo la reaparición de esta pandemia sino también cualquier futura catástrofe natural o provocada por el hombre. Nos hemos salvado de un completo colapso económico gracias a una tecnología -la Internet- que se construyó en previsión de una precipitación radiactiva que, afortunadamente, nunca ocurrió. Gracias a esa visión de futuro, hoy tenemos la capacidad de seguir trabajando, enseñando, incluso realizando diagnósticos médicos en línea. La creación de capacidad debe hacerse igualmente con años, si no décadas, de antelación y debemos prepararnos para un futuro en el que más personas puedan seguir trabajando desde casa.

 

Topics: IT insights

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

THIS POST WAS WRITTEN BY Arun Vishwanath

Dr. Arun Vishwanath is an expert on the “people problem” of cybersecurity. He has authored more than two-dozen peer reviewed research papers on the science of cybersecurity. His research has been presented to the principals of national security and law enforcement agencies around the world as well at institutions such as the Johns Hopkins Applied Physics Lab, the U.S. Army Cyber Institute at West Point, and at cybersecurity conferences such as Black Hat.

Free Trials

Getting started has never been easier. Download a trial today.

Download Free Trials

Contact Us

Let us know how we can help you. Focus on what matters. 

Send us a note

Subscribe to our Blog

Let’s stay in touch! Register to receive our blog updates.